Clínica de Córnea Melles - Queratopatía bullosa

 

La queratopatía bullosa es una hiperhidratación de la córnea debido a una disfunción del endotelio. Normalmente se reduce la densidad celular y se produce una alteración en el bombeo de las celulas endoteliales corneales. Debido a que dichas células son las encargadas de mantener el estado de hidratación óptimo de la córnea, se produce una “descompensación corneal”.  Hasta hace poco tiempo esta patología se trataba mediante la técnica quirúrgica de la queratoplastia penetrante (PK). Las formas más avanzadas de tratamiento permiten una intervención más temprana, mejorando el pronóstico y proporcionando una recuperación visual más rápida.

Etiología

Normalmente ocurre como consecuencia de una cirugía de catarata complicada u otro traumatismo quirúrgico. El daño crónico de las células endoteliales puede producirse también por la presencia de lentes intraoculares en la cámara anterior o por inflamación crónica. Pueden observarse  distrofias endoteliales idiopáticas y congénitas en casos esporádicos.

Sintomatología

Habitualmente se produce una reducción de la agudeza visual con lagrimeo y fotosensibilidad. La formación de bullas subepiteliales puede producir un dolor intenso.

Signos clínicos

• Edema epitelial con  presencia de microquistes y formación de bullas subepiteliales
• Aumento de grosor del estroma corneal debido a la aparición de edema, con pérdida de la transparencia corneal
• Formación de cicatrices subepiteliales y estromales en casos muy avanzados y de larga evolución

Tratamiento

En pacientes con dolor debido a descompensación corneal localizada pero con buena agudeza visual, se puede realizar una micropunción del estroma anterior, una ablación superficial mediante láser excímer (PTK) o un trasplante de membrana amniótica.

En pacientes con una reducción marcada de la agudeza visual se realiza una queratoplastia lamelar posterior (PLK), en particular una queroplastia endotelial con “pelado” de membrana de Descemet (DSEK) o bien una queratoplastia endotelial de membrana de Descemet (DMEK).

Aunque se recetan con mucha frecuencia, las gotas y pomada de cloruro sódico hiperosmótico al 5% parece que sólo producen un efecto placebo limitado. No existe base científica probada de la eficacia del uso de medicación hipotensora para el tratamiento de esta enfermedad. El uso de lentes de contacto blandas para control del dolor pueden ser una solución a corto plazo. La queratoplastia penetrante podría considerarse como obsoleta.

Pronóstico

Con las modalidades de tratamiento más avanzadas y modernas, se puede lograr una rehabilitación visual completa con un pronóstico excelente a largo plazo.  Sin embargo, tanto el estado general del ojo, como la duración de la enfermedad, pueden afectar el resultado visual final.

Referencias bibliográficas

MHR logo thumbnail 170 high